SEÑALES

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — DANYEL55 at 2:29 pm on Miércoles, septiembre 1, 2010

OTRA NOCHE, OTRO SUEÑO Y COMO SIEMPRE

IMPERCEPTIBLE SUSURRO ME DESPIERTA

TU? SEÑAL? DE NUEVO ESTA PRESENTE

EN LA OSCURIDAD DE MI? IGNORANCIA

PIENSO, PIENSO Y NO COMPRENDO

EL MENSAJE QUE ME QUERES ENVIAR

BUSCO, BUSCO Y NO ENCUENTRO

EL SENDERO? QUE DEBO DESANDAR

PIDELE A TU ANGEL QUE ME AYUDE

A PREPARAR MI ESPIRITU Y MI MENTE

PARA SER DIGNO DE ESTAR A TU LADO

CUANDO ESTES CON NOSOTROS NUEVAMENTE

?

Falsa amistad

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — DANYEL55 at 1:57 am on Viernes, agosto 27, 2010

Aunque con eso no? alcanza

si a tu lado paso el tiempo

yo no pierdo la esperanza

de decirte lo que siento

embriagado cada día

al contemplar tú figura

disfruto tu simpatía

y padezco tu hermosura

con un poco de dolor

permíteme que te diga

me queda ese sinsabor

cuando te llamo , MI AMIGA

Eclipse de sol

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Daniel Colombini at 12:30 pm on Viernes, abril 16, 2010

ECLIPSE DE SOL

Este oscurecerse de nuestro cielo
estas nubes sin ribetes de plata
este atardecer tan mezquino de luz
esta falta de promesa de estrellas
este anuncio de borrasca en el mar
este día de pájaros mudos
este apuro de nunca llegar
esta hueca fruición de vacío
esta ceguera de estatua de sal
estas manos huérfanas de destino
este desierto vacante de vida
este vano buscar el perdón

no es posible que sean duraderos
no será más que un eclipse de sol.

Daniel Colombini

Uno más uno igual a uno

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — carla at 11:08 pm on Domingo, febrero 21, 2010

Sus ojos se buscan.

sus miradas se pierden.

Se apoyan.

Se sienten.

Son marido y mujer.

Sin nada que perder.

Mucho de cariño

que han ganado

a lo largo de los años.

A lo largo de sus vidas.

Sin mirar,

sabe él que estará.

Sin pensar,

sabe que ella acudirá.

Los miro y

los envidio.

son mis abuelos.

Son mis ejemplos.

Coca-cola sin burbujas

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Sofia Moreno at 7:23 am on Domingo, febrero 21, 2010

Coca-cola vieja, sin burbujas, para desayunar
pelo sin peinar
manta sin estirar
sábanas arrugadas.
Prisas, ducha, peine, carreras, café que pasa por mi gaznate.
Quema.
Pan caliente y tierno, margarina con sal; agua, mucha agua fresca.
Puerta que cierro, pasos que doy, casi corriendo,
bus al que subo, metro al que bajo…
Aquellos tiempos de oficina, puf, qué bien estoy sin ellos, la verdad.

Sierras para andar horas con mochila de bocadillos,
risas porque alguien imita a un oso, no sé porqué.
Sentados todos alrededor de unas piedras grandes,
mirando a lo lejos la extraña ciudad.
Los árboles nos cobijan bajo sus altas copas,
el sol nos ayuda a soñar mientras nos adormilamos.

Es la hora de la siesta en la montaña llena de grupos de amigos,
como nosotros.

Por el sendero pasan ante mí caminantes desconocidos y saludan, amables.
Mientras nuestros hombres van a explorar qué hay tras esa peña,
Susana me confiesa que está mucho mejor desde que se separó de Roberto.

Confidencias, un cigarrillo de tabaco rubio compartido:
“¡Yo creía que ya no fumabas!”
Ahora estoy en la gloria, Susana,
mi compañero está bien, es feliz,
atravesamos unos años excelentes,
después de tantos malos ratos.
Ojalá dure.
Con menos dinero estamos mejor,
la vida es más dulce,
qué raro, ¿verdad?

¿Coca-cola, Susana?
¿Traes Coca-cola de excursión?
¡Ah! No me extraña que se haya quedado sin burbujas,
a la sierra yo solo traigo agua.
No, no me importa que bebas a morro,
toma mi botella,
somos amigas,
no tienes sida,
ni siquiera un resfriado.

Y si lo tienes, no importa.
La vida es bella y no está mal morir de amistad.
(fin)

SONETO DE LA AUSENCIA

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — NADDIA at 5:40 pm on Miércoles, febrero 10, 2010

Recuerdo paso a paso aquella ausencia

Cuando tú te alejaste de repente

Y reposó ante mí, sobre mi mente

La llama ingrata de la obsolescencia.

Pensé no hallar en ti tanta indolencia

Segando mi letargo acerbamente

Y aunque debiera odiarte abruptamente

Supuró mi latir incandescencia.

Yo sé que algún rescoldo de amor mata

Y sé que de dolor también se muere

Por eso me enmascaro en la fumata

Del cuerpo ardiente que aún a ti se adhiere

Y prefiero inmolarme, insensata

Antes que tu distancia me oblitere.

TERNURA Y AMOR

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Alfonso at 11:36 pm on Martes, febrero 9, 2010

La ternura es emoción

Es llanto y candor

Es inocencia y aflicción

Es alegría y temblor

?

Un bebé que nace

Un anciano que fallece

Un joven que renace

Una mujer que merece

?

La ternura es amor

Es ayuda y calor

Es bondad y dolor

Es optimismo y color

?

Un pobre pidiendo limosna

Un enfermo desvalido

Una mujer maltratada

Un preso redimido

?

La ternura es sensible

Es alegre y triste

Es tierna y amable

Es cercana e inocente

?

Una mujer desnuda

Un huerfano

Una soledad viuda

Un hermano

?

La ternura es suave

Es bella

Es dulce

Y delicada

Una pintura

Una música

Una comida

Una fragancia

?

La tenura es cálida

Frágil

Rápida

Y agil

?

La ternura es inocencia y amor

Lastima y amor

Pena y amor

Amor y más amor

LA TERNURA

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Corina Harry at 6:41 pm on Lunes, febrero 8, 2010

Se aprecia la ternura en lo que nace

Se la puede sentir en lo que crece

Se percibe también en lo maduro

Y puede estar vigente en lo que muere.

?

Pues no es propio de la naturaleza

Ni de un tiempo de la vida, ni un estado

que se da espontáneamente…

?

Es una decisión, una respuesta…

Porque es signo de ternura, ser paciente

Y es signo de paciencia, la ternura…

Viejas Miradas Nuevas – Soneto

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Quioreng at 10:27 am on Lunes, febrero 8, 2010

?

Longeva tus? ojos gastados hablan

Y sin embargo brillan sus palabras

Porque el amor a ellos ha llegado

Una vez más el júbilo abrazan

?

Longeva que habías olvidado

Las cosquillas en estas carnes blandas

Te sorprenden tardías mariposas

Y tus ojos alegría brillaran.

?

Ternura, amor tardío me provocas

Hoguera de miradas conformadas

Llamas en niñas antes ahogadas

?

Celebran traviesas amor secreto

Profunda ternura de amor de viejos

Iluminador, íntimo y añejo.

El Amor

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Esther at 11:05 am on Domingo, febrero 7, 2010

¿Es vivir el amor?

Soñar en amar, luchar por amor

Olvidar qué existió. Morir por amor.

Poder…Escapar al infinito, cabalgando en una estrella,

cruzar el universo, y encontrar en él,

un lugar que sea puente entre tu mundo y el mío

Donde las almas que se amaron

con lazos más fuertes que la muerte,

puedan ser uno solo de nuevo en el amor.

Que no se rinde fácilmente

que no conoce fronteras ni límites,

porque es eterno en el recuerdo

-Mientras…

A la orilla de tus brazos me acurruco dormida,

espero hasta el filo del amanecer, confiada.

Busco entonces tus ojos y veo un espacio sin luz,

en el que no hay nada, ya no estas conmigo

De nuevo el miedo me agarra del brazo, me lleva

al borde del abismo y siento el eco de mi corazón… cayendo al vacío

Al evocar el amor acude a mi mente, la luz de tu mirada.

Pero, el lápiz implacable del tiempo

fue desdibujando poco a poco tus facciones queridas:

Tu tierna sonrisa, tu cálido abrazo,

el calor de tus labios, los sueños de ambos.

Mis manos vacías, no encuentran tus manos,

ni el eco de tu risa suena en mi cuarto,

Aunque en el alma conservo imborrable

el recuerdo, de la luz de tu mirada.

Entonces susurro…

Silencio… Silencio… Solo Silencio…

No hay noches de amor. Ni besos de amante

Ni pasión que envuelva en sus brazos, mi corazón

Solo Silencio…

Que mece mi llanto, arrulla mi sueño.

Que esconde el dolor me envuelve, susurra….

Silencio… Silencio… a? mí corazón

Esta noche

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Alicia at 2:42 pm on Sábado, febrero 6, 2010

?

Esta? noche

?

Fuimos pájaros libres en el aire

cuando mediaba nuestra primavera,

fuimos gotas de lluvia energizando

las flores que ? esperaban a mi vuelta.

?

Fuiste un remanso azul frente a mis grises,

una brisa serena en mis tormentas.

Y fui pegada a ti, junto a tu sombra,

recorriendo tus montes y tus sendas.

?

Fuimos una simbiosis renaciendo

en cada amanecer con ansias nuevas.

Fue el verde de tu valle mi reposo

y el calor de mis brazos nuestra hoguera.

?

Las horas se encargaron de mostrarnos

su paso en mi? temblor y en tu mirada,

en los pliegues que el ? tiempo inexorable

dibujó en nuestra piel y en nuestras almas.

?

Enfrentamos entonces el otoño

pletóricos de amor y de esperanzas,?

soñando en alcanzar el horizonte, ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ?

desafiando al destino y al mañana.

?

Por eso es que esta noche, amado mío,

con tus manos cubriendo mi regazo,

transformaré las lágrimas en lluvia

y retendré tus besos como pájaros.

?

Seré un remanso azul frente a tus grises

y una brisa serena en tu tormenta.

Me iré pegada a ti, junto a tu sombra,

abrazando tus montes y tus sendas.

?

Y mientras el reloj agonizante

descuenta los segundos, ya no temas,

yo he de cerrar tus ojos y en silencio

te besaré en la ? boca hasta que duermas.

Romance del requiebro

Filed under: Poesía Tercer ejercicio — Carminacd at 1:41 pm on Sábado, febrero 6, 2010

Romance del requiebro

?

Una familia sonriente

con un corazón por marco.

La faz de la Madre Virgen

en cada uno de sus cuadros.

Mi rostro cuando te pienso,

mi sonrisa si te hablo.

Tu voz alegre al teléfono;

sobre mi talle, tus manos.

El beso que en la mejilla

se disfrutan dos ancianos.

La flor cautelosa abierta

entre la escarcha temprano.

La torpeza adolescente

del primer beso y abrazo.

El crepúsculo del alba

y también el del ocaso.

Pintar con tiernos colores

un vestido de verano,

un paisaje, una colina

y una pareja en un banco.

?

? Carmiña Candido Daverio.