ESQUEMA EXPERIENCIA VITAL MANOLO – PILI

Filed under: Relato - Primer ejercicio — NADDIA at 1:35 am on Domingo, noviembre 29, 2009

? ? ? ? ? ? ? A tantas Pilis que todavía hay.

? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ?

Para desgranar la bonita quimera de la igualdad entre hombres y mujeres no hay más que abrir un libro de Educación para la Ciudadanía. Estudiamos que la igualdad es la meta a seguir y lo repetimos machaconamente, pero ahí va el primer error: seguimos invadidos de cuentos tradicionales con los que taladramos las orejas de nuestros hijos. Princesas encerradas en el baluarte de su belleza que esperan pacientemente a un príncipe que llega al final de todas sus desgracias y con un beso les hace olvidar todos los pesares. FIN. Hasta aquí, el cuento. Ahora comienza lo que pasó después:

Ella se llama Pili y está enamorada de Manolo. Se han dado el primer beso y han practicado tanto el sexo oral como el escrito. Qué bonito es el amor. Salen todos los fines de semana hasta bien entrada la mañana. Beben cerveza, bailan, se agarran, se frotan, hacen el amor en una fuente. Hace calor. Se emborrachan. Manolo no sabe beber y siempre tiene un punto violento adorable. Le gusta que la agarre por la fuerza y la bese. Se siente Escarlata O´Hara, le da una pizca erótica importante. Deciden casarse.

En la fiesta de la boda Manolo coge una cogorza del trece. Casi no se tiene? de pie. Pili apenas puede disimular su contrariedad, pero no dice nada delante de los invitados y baila con unos y otros luciendo el vestido de ensueño demasiado escotado que siempre soñó para su boda. Un amigo de la panda intenta tocarle una teta, pero ella lo rechaza. Manolo le dice a su amigo que no le importaría que la compartieran. Pili se va. Sigue la fiesta. Los invitados se acaban marchando.

Los novios tienen la suite nupcial reservada en el mismo hotel de la celebración. Pili intenta llevarse a Manolo a la habitación, pero él quiere tomarse la penúltima. El personal del hotel mira a Pili con conmiseración. Finalmente llegan a la suite donde Pili sueña con meterse en el jacuzzi. Desde que contrató la estancia imaginó que haría el amor a 33º C bajo el agua. Manolo cae sobre la cama como un fardo. Levanta un momento la cabeza y vomita sobre el edredón de seda. Con gran esfuerzo, Pili consigue sacar el edredón de la cama y desnudar a su nuevo y apestoso marido. La suite se ha convertido en un lugar repugnante con olor ácido. Manolo yace como un pelele sobre la sábana y sigue durmiendo. Pili se desnuda, enciende el jacuzzi y lo programa para 33º C. Se mete en el agua. Sola. No había imaginado así su noche de bodas. Se pregunta si el amor es eso. Al final acaba acostándose al lado de ese hombre ácido. Siempre le hizo gracia verlo borracho, pero hoy ya no le hace tanta. Se duerme con un camisón rojo de encaje transparente.

Manolo despierta cinco horas más tarde. Recuerda que se ha casado y que no ha cumplido con su deber marital. Se acerca a Pili e intenta besarla. Pili lo rechaza.

-Hueles mal.

-Soy tu marido.

-Qué asco.

Siguen durmiendo. Por la mañana les? traen el desayuno. Pili lo recoge en la puerta.

-Gracias.

Da una propina. A Manolo le duele la cabeza. Acaban de comenzar la luna de miel, no tienen que volver al curro en quince días. Mañana saldrán para la Ribera Maya.

? …..

? El sol, el descanso, las pirámides y los daiquiris hacen que el amor aflore otra vez. A la vuelta, Pili se reincorpora a la caja del supermercado y Manolo al taller. Al llegar del trabajo Pili pasa la aspiradora, hace la comida del día siguiente y la cena de hoy, limpia el cuarto de baño, plancha alguna ropa, hace las camas y pone la lavadora. Manolo sale más tarde que ella del trabajo y para en el bar de la esquina a tomar una cerveza con los colegas. Cuando llega a casa Pili le da un beso y cenan. Manolo se ha llevado el plato a la sala porque hay fútbol. Pili recoge la mesa y friega los platos. Van a la cama, hacen el amor. Pasan unos meses. Pili está embarazada. Alegría. Al malestar inicial de las náuseas le siguen días de espera e ilusión. Pili carga con su barriga y a la vuelta del trabajo aspira, plancha, cocina y pone lavadoras. El último mes, cuando ya no puede con su cuerpo, pide una baja y pasa el día tumbada porque apenas puede moverse. La casa se va ensuciando, la ropa se amontona, comen de lata. La madre de Pili corre en su auxilio y pone algo de orden en el hogar. Nace una niña. Manolo protesta porque llora por la noche. Pili amamanta al bebé cada tres horas. A las siete Pili se levanta a preparar el desayuno de Manolo. Disfruta de la baja maternal, pero la niña ocupa todo su tiempo. La ropa se sigue acumulando, la plancha es un reproche silente que Pili ya no es escucha.

? …….

? Han pasado varios años. Pili ha parido tres hijos. Es encargada del supermercado.? Manolo se ha quedado en paro. A pesar de que el sueldo de Pili es mayor que antes, el dinero no llega. Manolo no sale a buscar trabajo. Pili encuentra una actividad adicional para los fines de semana. Cuando llega a casa aspira, plancha, cocina y pone lavadoras además de hablar con sus hijos, con los profesores, ir a las reuniones de la comunidad de vecinos y a las de las excursiones del colegio. Su espalda se resiente. Tiene varias hernias discales. Manolo encuentra trabajo. Está dolido porque Pili gana más que él. Discuten con frecuencia. Manolo nunca ha pegado a Pili, pero sí la llama puta y analfabeta. Es lo normal, sus colegas también lo hacen. Hay que hacerse respetar. Pili cree que él no es consciente de lo que dice. Lo perdona otra vez. Se encuentran en la cama. Ya no hacen el amor, sólo follan. Pili cree que si lo abandona, él se suicidará. Él bebe cerveza y fuma. Pili cree que él es bueno. Los hijos crecen y huyen de la casa. ¿De qué hablarán cuando ya no haya hijos en casa? ¿De qué discutirán?

A Manolo le hacen una encuesta sobre la igualdad entre los hombres y las mujeres y dice que su mujer está liberada porque siempre ha trabajado fuera de casa. Incluso gana más que él y a veces hasta sale con amigas.

-¿Ayuda usted en las labores del hogar?

-Por supuesto, arreglo los enchufes y lavo el coche.

3 comentarios »

633

Comment by Indalo

29 noviembre 2009 @ 5:51 pm

Hola, Naddia. Tu historia es tan cruda, que se confunde con la realidad. Quizá parezca hiperbólica, pero es real. No se puede generalizar, no se puede pensar que todos los hombres actúan así, pero sí una minoría importante, que provoca que haya muchas mujeres soportando a cafres como ese Manolo de tu relato.
Se te nota muy diestra en la escritura, felicidades.

634

Comment by atman

29 noviembre 2009 @ 8:27 pm

Me gusta, lástima que sea de un realismo doloroso.
Funciona la ley de las compensaciones, uno avanza el otro retrocede, uno retrocede, el otro avanza.

636

Comment by NADDIA

30 noviembre 2009 @ 12:45 pm

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, Indalo y atman. Tenía la duda de si este texto quizás ponía más de relieve la desigualdad que la igualdad, pero lo cierto es que todo esto tristemente existe y no quería pasarlo por alto. Espero que cada vez existan menos personas como Manolo aunque a veces al ver las noticias parece que no.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.