Carlota

Filed under: - Autorretrato — lubana at 11:13 am on Miércoles, octubre 21, 2009

Desde niña con apenas ocho años, Carlota aprendió a describir los sentimientos que habitaban en su interior, hacia sus seres queridos, entre las sombras debajo de lecho familiar, cuando nadie se daba apenas cuenta sus ausencias. Trataba de desvelar los secretos que los adultos le inspiraban. Las palabras de afecto, suelen ser difíciles de expresar de viva voz, se vuelven mudas, invisibles de labios afuera, poderosas en el corazón infantil. Solo a veces en la edad adulta consiguen llegar a pronunciarse desde la garganta a la boca: Recorren un camino de miedos, inseguridades, o angustias para las persona de extremada sensibilidad, tan importantes, casi mágicas, capaces de formar sortilegios que la voluntad convierte en una realidad paralela, tan real en si misma capaces de destruir, de hacer felices o desgraciados a quién con ellas pronunciamos: Sus ojos cambiantes al reflejo de la ropa que llevaba puesta, pasaban de gris azulado a verde transparente, dando a su mirada, una luz de aparente tranquilidad, de aguas mansas, observaba a los adultos con desmesurada atención, con destellos cambiantes, como si fotografiará cada expresión, por su tono y timbre, su interés, conocer alguna nota discordante, algún matiz esclarecedor que pasara inadvertido al resto.

2 comentarios »

57

Comment by Nora Noemí Zeliz Pirillo

21 octubre 2009 @ 3:53 pm

Carlota era una niña un tanto socióloga, despierta curiosa y seguramente demasiado sensible.
Encantador autorretrato
Noe

97

Comment by Raul Hernandez

22 octubre 2009 @ 6:56 pm

Un autoretrato de novela, lleno de matices y de suspenso, pues va metiendo al lector poco a poco en la trama.

Felicitaciones Carlota!

Raul H

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.