Filed under: Teatro: Primer ejercicio — Victoria at 6:10 pm on Domingo, marzo 21, 2010

¿La falsedad también descansa?

Estoy cansada, cansada de tener que soportar las miradas ajenas, miradas de personas que no tienen ni la mínima idea de lo que yo soy. Y entre tantas caras que acusan, que critican, que insultan, no hay ni una que sepa distinguir la verdad de la mentira ¿En dónde se escondió la gente? ¿En dónde quedan personas que aún sepan pensar?

No se, pero se que existieron, que existen y que existirán, porque siempre está la excepción a cada afirmación, siempre habrá una excepción. Hay? gente que no sabe distinguirla, y se quedan con la afirmación como cierta, y se quedan con un punto de vista cerrado, y se cierran a la verdad, y no quieren ver más allá, y rechazan cualquier tipo de opinión que choque con la suya, sin darse cuenta de que cada opinión complementa a la otra.

Cansada, sí, cansada de mirarlos, cansada de hablarles y decirles palabras vacías que deben decirse por un simple compromiso. Ya nada importa en un medio tan vil, ya todo cuenta como correcto, toda actitud por más sucia que sea pasó a estar dentro del límite de lo normal, de lo común, ya nadie diferencia lo que todo ser puro y limpio haría de lo que se hace en realidad…

Pero ya no interesa, ya a nadie le interesa, ya todo quedó olvidado, y la gente que lo sabe, sabe también que no tiene sentido tratar de recordarlo porque ni pizcas de lo hermoso quedan en muchas de las almas que viven, y que aseguran tener alma.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.