AMOR EN EL TRABAJO

Filed under: Ensayo: Segundo ejercicio — Alfonso at 11:04 am on Sábado, mayo 15, 2010

Las relaciones laborales se pueden abordar desde numerosos puntos de vista. Quiero fijarme en las relaciones personales que se establecen entre los trabajadores que trascienden el mundo laboral e incluso las relaciones afectivas que se dan convirtiéndose en relaciones de amor.

¿Es posible establecer relaciones amorosas con un compañero o compañera de trabajo? ¿Es conveniente? O como dice más de uno es mejor huir de relaciones amorosas en donde se trabaja.

?

Debemos tener en cuenta que las relaciones afectivas se establecen entre personas que se tratan y se conocen. El trabajo en ocasiones da el marco propicio para establecer esta relación además en un número considerable de horas y durante mucho tiempo. No es raro por tanto que las personas establezcan relaciones afectivas que van desde el mero compañerismo hasta el amor más apasionado. En circunstancias especialmente difíciles esta relación se hace más estrecha como puede ser en huelgas, manifestaciones e incluso encierros. También en proyectos cooperativistas que unen a los trabajadores-empresarios enlazando su vida “para lo bueno y para lo malo” durante todo el tiempo de duración de la empresa, en muchas ocasiones toda una vida, lo cual se parece mucho a un matrimonio.

?

No podemos tampoco pasar por alto aunque sea de forma efímera que también como en cualquier orden de la vida se pueden dar relaciones dañinas o de odio.

?

Una vez establecida la normalidad y racionalidad de que las personas pasando largo tiempo juntas se quieran o se odien debemos pensar si esto es bueno o malo.

?

Trataremos primero el punto de vista del empresario que se preocupa sobre todo por la producción y que paga a los trabajadores para que trabajen. Desde este punto de vista todo lo que distraiga al trabajador de su labor no es conveniente. Pasando por alto que como todo el mundo sabe las malas relaciones no son fructíferas y que en todas las empresas medianamente serias se intenta que haya un ambiente adecuado de trabajo pasaremos a estudiar las relaciones de cariño.

?

¿Las relaciones de cariño distraen al trabajador de su labor? ¿Tiene derecho el empresario a interferir en las relaciones de sus obreros?

?

Seguramente el amor pasa por una serie de fases en las que el estado de la persona varía considerablemente.

?

Es posible que en la fase de enamoramiento las personas estén más descentradas. Suspiros, distracciones, sonrisas, la mirada perdida pueden ser síntomas del inicio del amor que quizás pueda determinar una menor atención a la producción. Pero si este enamoramiento se hubiera dado con alguien de fuera del trabajo probablemente también determinaría un estado parecido. De lo que podemos deducir que el enamoramiento es un estado natural del individuo en el que se produce un cambio interno y que por tanto no se da de manera deliberada y evitable. Razón por la cual el empresario deberá asumir esta cuestión como tantas otras del individuo, enfermedades, alegrías y tristezas que influyen en mayor o menor medida en el trabajo. Y deberá asumirlas porque también se beneficiará del aumento en la producción que se deriva de la felicidad y estabilidad de los individuos en fases sucesivas del amor.

?

Por otra parte e intentando responder a la siguiente pregunta el empresario no tiene derecho a interferir en las relaciones de su personal si estos mantienen una conducta adecuada en la empresa y si esto no fuera así debería reconvenirles en lo concerniente a su trabajo evitando cualquier alusión a su vida personal.

?

También seguramente el trabajador se verá afectado si estas relaciones amorosas se rompen o fallan apareciendo triste y apagado, pesimista y frustrado con lo que repercutirá en su labor.

?

Desde el punto de vista del trabajador, el trabajo no es más que una extensión de su vida personal que abarca una gran cantidad de tiempo en la que tiene una vida de relación como en cualquier otro lugar y por tanto y de forma inexorable le surgen como ya hemos dicho amores y odios. Es una necesidad vital de la persona que establece vínculos con los que le rodean.

?

En conclusión creo que las relaciones laborales son absolutamente normales, inevitables e incluso deseables en un marco en el que la estabilidad, el compañerismo y la armonía ayudan a desarrollar una labor de mejor manera. Relaciones sanas, mutuas y de ayuda. Por supuesto cualquier relación anómala o patológica debería ser tratada por los servicios médicos o psicológicos si fuera necesario sobre todo en el momento en el que la conducta de estos individuos reflejase claramente una alteración de la normal relación con el adecuado respeto que las personas se merecen y se deben.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.