RMP

Filed under: Ensayo: Segundo ejercicio — Carminacd at 3:21 pm on Martes, mayo 25, 2010

Dentro de las relaciones laborales podríamos incluir la relación médico-paciente. Después de todo, en este caso, el lugar del trabajador lo ocupa el médico y el lugar del empleador lo ocupa el/la paciente como persona física (si fuera, por ejemplo, una consulta privada, quien va a hacerse visitar aporta directamente el capital; si abona mensualmente para recibir una prestación de medicina privada, aporta también el capital a través de su cuota y si se hace revisar en hospital público y paga sus impuestos, imagino que siempre estamos en la misma ya que aporta el capital). Tiene que haber, como en toda relación, normas que la regulen; una ética regulativa que, por supuesto, tendrá, admitidas o no, sus excepciones a la regla. En sí, es una relación laboral individual ya que se establece entre un trabajador aislado directamente con su empleador. Como definición se puede señalar (UNIVERSIDAD DEL MAYAB, ESCUELA DE MEDICINA, Dr. José Luis Luna Mtz.):

“ES AQUELLA RELACIÓN QUE SE ESTABLECE ENTRE EL MÉDICO Y EL PACIENTE CON EL FIN DE DEVOLVERLE A ÉSTE LA SALUD, ALIVIAR SU PADECIMIENTO Y PREVENIR LA ENFERMEDAD”

Según Héctor Rodríguez Silva, DrC. Profesor del Hospital “Hermanos Ameijeiras” de Cuba, estas relaciones se definen por sus características y clasificación en activa-pasiva, cooperativa guiada y de participación mutua. Es de su parecer, además, que este tipo de relaciones ha cambiado través del tiempo y concuerdo completamente con este juicio. Según mi corto entender, aunque la ayuda que el médico debe ofrecer a su paciente deba ser completamente humanitaria y sensible por necesidad; la mayoría de las veces, el segundo se enfrenta a una montaña de hielo que ha visitado cincuenta personas antes que a él y ya no tiene ningún deseo de hablar ni de dar explicaciones, de otra forma validísimas para el pobre enfermo. Las características del médico en esta interrelación las resumió? Hipócrates hace más de 2000 años cuando consideró que el médico debía reunir cuatro cualidades fundamentales: conocimientos, sabiduría, humanidad y probidad. ? Continuando con el estudio desarrollado por el Doctor Héctor Rodríguez Silva, “la relación activo-pasiva es aquella que se establece con enfermos en estado de coma, o que se encuentran en una situación que no les permite establecer una relación más participativa. La relación cooperativa guiada es la que se establece con pacientes que están en condiciones de cooperar en su diagnóstico y tratamiento. La relación de participación mutua, no sólo contempla el cumplimiento del tratamiento, sino el control en discusión frontal de situaciones y actitudes relacionadas con la causa y evolución de la enfermedad.”

En conclusión, las dos partes son seres humanos con defectos, virtudes y humores que se deben saber administrar y amoldar según las características de cada uno en el momento de la interrelación con el otro. El paciente vendrá predispuesto según la gravedad de su enfermedad y la confianza que le inspire el profesional que debe visitarlo. El médico llegará a ese momento con su bagaje cargado de sus frustraciones, emociones y el estrés creado por su trabajo, como cualquier otro ser humano.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.