La tela de araña. Creatividad – Segundo ejercicio-Kattia M.

Filed under: Creatividad - Segundo ejercicio — Kattia M. at 11:23 am on Martes, octubre 12, 2010

Nevó durante toda la tarde. Por fin paró un poco y salí a la calle. Pero no había forma de caminar sin dejar huellas. Me encontrarías. Entonces llegó ella, con su flamante coche rojo y oliendo a puta barata. Entró en tu casa por la puerta principal y yo aproveché las rodadas de su coche para alejarme. Puse cuidado en tapar la nariz con un pañuelo para que no cayeran las gotas de sangre sobre la nieve.

¿Quién conducía su coche?

Me quedé con esa ? gran duda, ya que ella entró por la puerta sin ninguna preocupación, tan segura de sí misma, el coche lo llevaría algún “mandado” tuyo seguro, tenías todo muy dispuesto siempre, el dinero siempre te guardó las espaldas.

Seguridad, eso es lo que me gusta de las putas, y hablo de las putas que son de “alto standing” como las llaman, como ellas? se hacen llamar, tanta seguridad les abre las puertas a ser llamadas como ellas quieren, a estar donde quieren estar, a estar ¡como a ellas les da la gana!

Esa seguridad es la que supongo yo, es la que te tiene atrapado en la tela de araña que tú mismo has tejido, con tu dinero, con tu poder, con tu falsa seguridad, eres preso de tu propia lujuria mental, de tu propio veneno de vicio…

-? ? ? ? ? ? ? ? ? ¡Mariana! ¡Despierta!
-? ? ? ? ? ? ? ? ? ¿Qué ha pasado?
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Estabas dormida, soñando con musarañas seguro.
-? ? ? ? ? ? ? ? ? ¡Fufffffffff! He tenido un sueño, de guión de cine.
-? ? ? ? ? ? ? ? ? ¡Ja! Qué raro, tu soñando en formato cliché.
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Y que quieres que haga? Tengo una imaginación que vuela.
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Lo que tienes que hacer es levantarte y volar de verdad que si no, llegarás tarde al trabajo.
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Ok, seguiré dándole vueltas a esto, creo que mi subconsciente me está reclamando atención.

Voy caminando despacio, con un hilo de pensamiento nacido del sueño:

Papá, nunca he querido verte ni quererte, solo quiero saber:

Por qué el amor por tu propia sangre, no ha sido suficiente para poder dejar de tejer telas de arañas para las putas, para el alcohol, para las drogas y vicios sin fin.

Por qué tanto desprendimiento inoportuno? y tanto derroche de insensibilidad.

Por qué has querido ser un caníbal de ti mismo, te has ido comiendo desde adentro hacia afuera.

Por qué has permitido que los demás lo veamos, lo sintamos y lo recordemos.

Hay cosas que puedes contestar ¡qué suerte! Te concedo el placer de no tener que responder a las preguntas que solo me incumben a mí.

Por qué sigo soñando con tus putas, tus borracheras y tus vicios de media noche.

Por qué siempre yo,? tan desprendida del amor eterno, de la falta de confianza en la gente, de la falta de ganas de comprometerme ni conmigo misma.

Por qué sigo queriendo preguntarte.

Me ha contado mi madre, que la noche en la que llevaste a esa puta a vuestra casa, ella estaba organizando una cena expectacular para darte la sorpresa, una cenita con velas y con música de “Los Iracundos” que a ti tanto te gustaban, te iba a dar la noticia, de que yo llegaba al mundo.

De repente empezó a sentirse mal, un poco mareada, así que se fue al cuarto de baño a echarse agua fría en la cara para refrescarse, y se encontró con que sangraba por la nariz,? entonces se dio cuenta de que tenía toallitas húmedas y algodones en el cuarto de los abarrotes, en el jardín.

Pero no podía salir porque no paraba de nevar, así que esperó un poco.

Sonó el teléfono.

-? ? ? ? ? ? ? ? ? Blanquita, ¿está sentada?
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Hola Conchita, ¿por qué me pregunta eso?
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Es que le tengo que dar una noticia un poco fuerte.
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Bueno, diga nomás, ya sabe que le echo fuerza a cualquier? asunto, ¿es algo de Gabriel?
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Si, acaba de dejar a mi marido en casa e iba a la suya, le he preguntado por usted y me ha dicho que estaba de viaje, pero como yo la ví a usted por la tarde, sabía que no era así,? ? ? pero no le dije? nada. Iba en un coche rojo flamante, con una? mujer rubia, alta, con una pinta de puta, que no puede más.

Se hizo un silencio sepulcral y el relog de cuerda del salón emitía un tic-tac repetitivo y estridente.
-? ? ? ? ? ? ? ? ? Gracias Conchita, hablamos luego, ya le contaré.

Mamá había decidido marcharse de casa, apagó todas las luces, las velas, la música, recogió los resultados del embarazo, los metió en el bolso y salió por la puerta de atrás, pero no tuvo tiempo de cerrar del todo la puerta, ya que enseguida oyó las ruedas del coche rojo del que le habló Conchita.

Lo conducía otro? y ella, aquella mujer, que de lejos la percibía con olor a puta barata se bajaba de el, conducida por sus pasos a la puerta principal de casa. Detrás de ella bajaba un tipo, al que reconoció rápidamente, como uno de tus amigos de borrachera, uno de esos con los que le ibas a cantar serenatas? por las noches, cuando erais novios.

No cerró, se quedó quietecita, con la nariz aun sangrándole, se movía despacio y decidió? entrar con sigilo de nuevo, permaneció escondida detrás de la puerta de la cocina.

Entró? por? aquella puerta? la puta, tu amigo con un saco de drogas y luego muy sonriente y con los ojos muy brillantes entraste tu, diciendo:

– Que empiece la fiesta ¡hoy también, invito yo!

Todas esas historias que Conchita le había contado que había escuchado acerca de ti eran ciertas, los tríos con tus amantes, las orgías interminables y movidas por la energía de las drogas, las bolas chinas, el alcohol chorreando como cascadas por vuestros cuerpos desnudos, todo esto lo presenció calladita y expectante, haciendo que todo eso de alguna forma se grabara en mi proyecto de mente, en mi proyecto de ser.

Su mente vagaba en otro mundo, se enredó imaginariamente en tu sucia tela de araña, se vió envuelta en un mareo peor que el inicial, no se dió cuenta de que tu te moviste de donde estabas y te dirigiste hacia ella, le preguntaste:

– ¿Qué? ¿Te está gustando? Al final este soy yo, al final si te quedases y te dejases llevar, tal vez estuviesemos más unidos, tal vez …

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.