Autorretrato borroso

Filed under: - Autorretrato — abonet at 4:30 pm on Miércoles, octubre 28, 2009

Hace poco me di un golpe en la cabeza muy fuerte. Estuve internado como un mes sin saber quien era, recibiendo visitas de gente absolutamente desconocida que solo me daba miedo. Del accidente no recuerdo nada. Me han dicho que iba en bicicleta y que un auto me levantó en el aire y me golpeé el cráneo contra el asfalto.
Me llevaron a mi casa y me encontré con una habitación que es el estudio de un pintor. La verdad no me gustaron nada las pinturas que vi desparramadas por todo el lugar. Se supone que son mías. Detesté ese lugar al instante, y me dediqué casi todo este tiempo a leer en el jardín. Porque aparentemente no tengo que trabajar. Pertenezco a una familia aristócrata. Otro misterio para mí. En el hospital había mucha gente que se quejaba de tener que estar internada,? porque tenían miedo de perder su trabajo por la prolongada ausencia. Se querían levantar de la cama y regresar a sus vidas, que recordaban a la perfección. Eso me daba envidia.
Un día sentí curiosidad por ver mi estudio otra vez. Debo confesar algo: ese lugar me daba espanto y no quería que nadie me viera entrar en él. No quería que asociaran esas pinturas obscenas conmigo.
Apenas entré, un? escalofrío recorrió mi espalda cuando me enfrenté a un cuadro que? destaba? sobre el resto: una mujer vestida con un traje sastre muy clásico, el pelo corto perfectamente cortado, los labios pintados de rojo carmesí y unos dientes como de tiburón que sobresalían de su boca. Reconocí en su mirada algo espantoso y diabólico. Algo conocido. Y entonces me di cuenta de que la mujer en el retrato era mi madre.
Me acerqué al atril en donde había un lienzo en blanco. Tomé un pincel y algunos óleos y empecé a pintar un fondo. Mi mano era experta. Recordaba exactamente cómo hacer cada pincelada, cómo matizar los colores. Llevé un espejo y lo? coloqué de manera que reflejara mi propia imagen. Estuve todo el día metido en el estudio, tratando de pintar lo que veía en el espejo, sin demasiado éxito. Mi propio reflejo me resultaba tan cercano y al mismo tiempo tan ajeno, que no lograba reproducir lo que veía. El resultado fue una imagen borrosa, como si estuviera detrás de una pecera, deformada, con un solo ojo, y con una expresión de desconcierto tan grande que enseguida pensé que estaba muerto y que era imposible regresarme al mundo de los retratos naturalistas, y de las personas que eran mi entorno cercano.

9 comentarios »

214

Comment by Indalo

29 octubre 2009 @ 12:31 am

Hola, Abonet:
La historia resulta muy viva, muy real. Si es cierta y es tu autorretrato, creo que el accidente no ha mermado tu capacidad para relatar… a no ser que antes lo hicieras aún mejor (?).
Saludos, Indalo.

223

Comment by abonet

29 octubre 2009 @ 7:43 am

Hola Indalo!
Muchas gracias por ese comentario tan alentador. No es más que ficción, afortunadamente.
Un abrazo desde aquí,
Abonet

224

Comment by Shad

29 octubre 2009 @ 9:05 am

Me fascinó. Tiene muchísima atmósfera. Hay constantes sorpresas pero sobre todo me gustó la decoración a la que te lleva el lugar. Felicidades

226

Comment by keymo

29 octubre 2009 @ 1:27 pm

Realmente esta muy bueno…solo que yo no lo definiria como un autorretrato, es plácido de leer, y va cada paso metiendote dentro de esa trama angustiante… y solo no lo definiria así, pues no quisira que fuera verdad.
y si estas escribiendo…estas entre los vivos…o los que sobrevivimos…Muy bueno
Monic!

231

Comment by abonet

29 octubre 2009 @ 5:24 pm

Gracias Shad! Muchas gracias! Cuánto me alegro de que te haya gustado.

Keymo,
puede ser que estés en lo cierto, traté de inventar un personaje que debe hacer un autorretrato, casi forzosamente, desde adentro y desde afuera. Pero no se encuentra a sí mismo, más allá de la anécdota del accidente. Creo que es un poco lo que nos pasa a todos cuando creemos conocernos. ¡Cuántas personas hay que sin haberse dado un golpe en la cabeza, tienen una visión deformada de sí mismas!

263

Comment by SKORPIONA

31 octubre 2009 @ 5:09 pm

Hola Abonet… me alegro que tu relato sea «ficticio» y en tal sentido, mi disculpa ya no es necesaria; si no entiendes en este momento a qué me refiero: pronto lo entenderás!!
Saludos desde Lima Perú.
SKORPIONA

265

Comment by abonet

31 octubre 2009 @ 5:50 pm

Skorpiona,
Por supuesto que no entiendo a qué se refiere.
Saludos desde aquí,
Abonet

320

Comment by Ursus

3 noviembre 2009 @ 5:19 am

mm si pues puede que no tenga que ver con el tema,
mas no lo digo como crìtica en este caso ya que me costó a mí , concentrarme en el TEMA.
jaja.. creo que suele pasar.. considero que es parte de este proceso de aprender, la concentración.
Más allá de eso , me gusta mucho mucho.. si puedes recrear de esa forma… pues imagino que la novela podría ser un género interesante por explorar :-)
besos.
ursu.

821

Comment by Coraluna

30 enero 2011 @ 2:01 am

…me adhiero a lo que dice KEYMO… es mas bien la creación de un personaje, dónde sí sería interesante tener en cuenta todo lo que describes a cerca de un accidente…
Claro! el autorretrato es mas complicado!!
Confieso que me costó bastante hacer el mio y no caer en excesos…
De todos modos, dí vueltas alrededor del ejercicio hasta que pude lograr algo… es mas fácil crear un personaje ficticio aunque tenga algo de nosotros!!!
jajaja ni siquiera mi apodo es mi verdadero nombre!!!
un abrazo!!!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.