Cambio de rumbo

Filed under: -Creación de personajes — Alicia at 8:59 pm on Jueves, octubre 29, 2009

Camina descalza hacia la ventana de la habitación. El calor sofocante y la presión atmosférica baja se han complotado para descargar sobre Bogotá uno de sus mayores aguaceros. Corre apenas la cortina de organza, enfrentándose a un panorama esperado: el agua azotando lo que encuentra a su paso y? las hojas desprendidas arremolinándose sin rumbo.Siente la humedad sobre sus dedos, en contacto con los cristales empañados por la tibieza del cuarto e inevitablemente se observa en el reflejo. Ve una mujer menuda, de pelo ensortijado y piel canela.Pero ve más. ? En cuestión de segundos, la silueta perfilada en la cama se incorpora a su imagen.El temporal arrecia y ella esboza una sonrisa. Ha resuelto compartir la difícil tarea de ser autosuficiente.

4 comentarios »

253

Comment by Indalo

30 octubre 2009 @ 8:48 pm

Es muy bonita y está bien expresada. Se vive el temporal de lluvia, la desnudez y algunos rasgos físicos de la mujer, pero el final no acabo de entenderlo. Imagino que la silueta perfilada de la cama es su pareja: si es así habré acertado.
También das a entender que la mujer es débil y que se apoya en su pareja para enfrentarse a la vida.
Bueno, dime si es así o si estoy equivocado.
Por cierto, ha sido una descripción intensa, pero muy breve.
Saludos.

255

Comment by Alfonso

30 octubre 2009 @ 11:39 pm

Me gusta. Por un momento estoy en la habitación, veo el aguacero, toco el cristal empañado y veo el reflejo. Muy bonito.
Si me admites una muy pequeñita crítica la presión atmosférica es demasiado técnico para un momento tan idílico. Quizás con hablar de la baja prsión seria suficiente y todos sabríamos que se refiere a la presión atmosférica.
Animo vas por muy buen camino

286

Comment by Claudia Susana Rodriguez

2 noviembre 2009 @ 9:51 am

La pequeña historia tiene dos magníficas imágenes. La primera, la imagen casi táctil del calor de la ciudad, que anticipa la tibieza del interior de la habitación que tiene un origen distinto: la cercanía de dos cuerpos que se han amado. La segunda,la imagen del reflejo solitario de una mujer que en aquella misma ventana ve el afuera y el interior de su dormitorio, pero ve más, ve aquel otro con el que ha decidido compartir, y entonces su reflejo ya no es el de uno sino el de dos.

¡Bravo!

296

Comment by Tamara

2 noviembre 2009 @ 4:12 pm

Yo creo que es una mujer que luchó sola y ahora puede disfrutar del amor, la compañía y el apoyo de su pareja. Eso le da serenidad.
Creo que se entiende perfectamente

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.