Un hombre sin pasado

Filed under: -Creación de personajes — SKORPIONA at 9:47 pm on Viernes, octubre 30, 2009
Se apoltrona en? un elegante bergère y destina? el tiempo? a pensar sobre su existencia. Si bien es cierto todos? comentan que es un milagro que esté vivo y consideran el hecho como si hubiese vuelto a nacer, sin embargo, para? aquel hombre? no es nada agradable vivir sin recordar su pasado.
?
No recuerda los rostros de las personas que lo visitan y demuestran su afecto. Tampoco está? conforme con? los exámenes practicados a diario en uno de los mejores centros neurológicos de? la ciudad y a pesar de estar consciente que? el objetivo es lograr su completa recuperación, es imposible evitar que se sienta como si fuese una rata blanca de experimento: minuciosamente examinada en un laboratorio.
?
Es? terrible cuando al despertar cada mañana la angustia se apodera de su mente, desnuda de recuerdos. Su búsqueda de la persona en quien confiar las inquietudes que le atormentan resulta infructuosa, porque ahora desconfía hasta de su propia sombra.? Se siente incómodo con el entorno? de esa casa, toda vez que dista mucho con su actual forma de pensar y a sabiendas? del accidente causante de su estado, no puede concebir cómo siendo el mismo individuo, su forma de pensar haya podido variar sobremanera. Por? momentos su desesperación se torna? inmanejable y sólo se calma con una fuerte dosis de sedantes.
?
Después de mucho? cavilar ingresa al estudio, lugar en donde antes del nefasto? accidente? pasara largas horas encerrado, entretenido en su hobby:? la pintura al óleo. Luego de observar con detenimiento cada rincón, se avergüenza por la impudicia de los cuadros e impacta con el retrato de una mujer? con ojos seductores y en vagos recuerdos evoca a su? mala madre, quien lo abandonara cuando apenas era niño.
?
Convertido en un hombre sin pasado y disconforme con? aquel hábitad decide mudarse a una pequeña habitación, ubicada en? la zona más precaria de la ciudad. Para sobrevivir se dedica a pintar retratos en la plazuela;? no obstante, todos los días a la misma hora se le acerca una envejecida? mujer y deja a su alcance una canastilla? con comida. Cada vez que agradece el generoso gesto, los ojos seductores de la dama lo dejan muy inquieto y no entiende el motivo, porque no la conoce.

3 comentarios »

277

Comment by SKORPIONA

1 noviembre 2009 @ 4:15 pm

Fiel a mi estilo: pulir, pulir y repulir… recopio el texto como ha quedado… hasta el momento!!

Se apoltrona en? un elegante bergère y destina? el tiempo a pensar sobre su existencia. Si bien es cierto todos comentan que es un milagro que esté vivo y hasta consideran el hecho como si hubiese vuelto a nacer, sin embargo, para? aquel hombre? no es nada agradable vivir sin recordar su pasado.

No recuerda los rostros de las personas que lo visitan y demuestran un especial afecto. Tampoco está conforme? con los exámenes que le practican a diario en uno de los mejores centros neurológicos de la ciudad, y a pesar de estar consciente que lo hacen para lograr su completa recuperación, es imposible evitar que se sienta como si fuese una rata blanca de experimento: minuciosamente examinada en un laboratorio.

Es? terrible cuando al despertar cada mañana la angustia se apodera de su mente, desnuda de recuerdos.? Infructuosamente busca a la persona en quien confiar las inquietudes que le atormentan: ahora desconfía hasta de su propia sombra. Se siente incómodo con el entorno? de esa casa, toda vez que dista mucho del concepto que en la actualidad tiene sobre la vida y pese a saber que el accidente es la causa de su estado, no puede concebir cómo siendo el mismo individuo, su forma de pensar haya podido variar sobremanera. Por? momentos su desesperación se torna? inmanejable y requiere ser calmado con una fuerte dosis de sedantes.

Después de mucho? cavilar ingresa al estudio, donde antes del nefasto? accidente? pasara largas horas encerrado, entretenido en su hobby:? la pintura al óleo. Luego de observar con detenimiento cada rincón, se avergüenza por la impudicia de los cuadros e impacta con el retrato de una mujer? con ojos seductores y en la vaguedad de sus recuerdos evoca a su? mala madre, quien lo abandonara cuando apenas era un niño

Convertido en un hombre sin pasado y disconforme con? aquel hábitad, decide mudarse a una pequeña habitación ubicada en? la zona más precaria de la ciudad. Para sobrevivir se dedica a pintar retratos en la plazuela y diariamente a la misma hora, una envejecida? mujer se le acerca para dejar a su alcance una canastilla? con comida. Sin explicarse el porqué, cada vez que le agradece? tan generoso gesto, queda en extremo turbado con los ojos seductores de la dama, a quien no conoce.

©SKORPIONA
© SKORPIONA

312

Comment by Indalo

2 noviembre 2009 @ 10:42 pm

Eres un diamante por pulir: sigue puliendo…

350

Comment by SKORPIONA

4 noviembre 2009 @ 8:39 pm

Hola Indalo… gracias por tu comentario. Y aprovecho esta respuesta para corregir mi lapsus dedus de tipeo en la palabra *hábitat*
Saludos
SKORPIONA

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.