Lucrecia

Filed under: -Creación de personajes — Shad at 9:43 pm on Viernes, octubre 30, 2009

Al principio le tenía miedo a la locura pero ahora se ha convertido en libertad. Los incontables cuartos del caserón abandonado no dejan de ser distintos cada que entro en cada uno de ellos. El hermoso papel tapiz manchado de humedad, y sus decorados de madera me transportan a otra década llena de apariencias y pretensiones. Ahí me veo vestida elegantemente con hermosos accesorios y hombres a mí alrededor. Es un mundo mucho menos hostil que el que ahora vivo.

Acudo cada que puedo escaparme vestida con pesados vestidos llenos de holanes y grandes sombreros. Hay veces que solo recorro el lugar con profunda solemnidad imaginando que recorro una vida completa a través de ellos. En un cuarto soy admirada, en otro soy amada, en otro lloro a solas y miro por la ventana… árboles muertos en el jardín. Esos no me gusta imaginármelos de otra forma.

He dejado de sorprenderme por lo que sugiere mi mente y simplemente lo he aceptado en mi vida. El miedo, los sonidos y el inmenso vacío han quedado superados desde hace tiempo. Es por eso que no me extrañó la presencia de aquel pintor que al parecer ha regresado a casa… lo imaginaba más pálido. Me intriga la forma en que mira sus pinturas, como si no recordara que las hubiese pintado. Aunque sin dudas son suyas. Se atribuyen perfectamente a su personalidad.

Parece tener particular terror a ese cuadro que tanto me gusta: el de la dama con mirada penetrante vestida en aquel traje sastre. Sus labios tan rojos que rodean su dentadura que denota locura. No deja de mirarlo extrañado y horrorizado… Sería interesante vivir realmente en esta casa en estos tiempos tan hostiles. Después de todo aquí el tiempo no tiene significado.

-? ? ? ? ? ? ? ? ? Has vuelto – Le dije mientras no paraba de mirarme horrorizado. Como si viera un fantasma. Comparaba constantemente el cuadro con mi imagen. Me esforcé por imitarlo en todos sus detalles

-? ? ? ? ? ? ? ? ? … ¿Madre?

-? ? ? ? ? ? ? ? ? Tenemos tanto que hacer. Comencemos…

Comencé a desnudarme mientras él miraba estupefacto. No sabía qué hacer…

-? ? ? ? ? ? ? ? ? ¡Anda! ¿Qué no vas a pintar?

“Sí!… Sí… ahora….” Me decía nervioso tratando de buscar sus materiales. Yo no podía parar de reír. Con mi boca bien pintada de Carmín. Ha llegado el momento de que me aproveche de esta hostilidad. Ahora en mi nuevo hogar.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.