Anna le espera en casa

Filed under: Creatividad - Primer ejercicio — Alfonso at 8:47 pm on Martes, noviembre 3, 2009

Marco volvía de su paseo rememorando nostalgias de juventud. Anna le espera en casa. El otoño era un mal mes para él. Siempre se deprimía ante lo interminable del invierno por pasar. En su infancia todo pasaba muy lentamente y los veranos eran infinitos. Ahora peinando canas todo pasaba deprisa y enseguida se encontraba en el otoño; el otoño y el invierno que tan largo se le hacía. Caminaba despacio rumiando sus pensamientos por aquel barrio que tan bien conocía. Allí había nacido, había estudiado, votó en las primeras votaciones y se convirtió en un experto pero ahora todo estaba diferente y aquellos a quienes amaba iban desapareciendo paulatinamente. Sus padres hace mucho que le dejaron huérfano, ya no quedaba ninguno de sus viejos profesores y a sus antiguos compañeros del colegio ya era incapaz de reconocerlos. Recuerda la gallina que había en una jaula en el camino del colegio, el columpio siempre ocupado en el recreo, las enciclopedias de aquellos años, la lámpara en su mesa de estudio, el cómic debajo del libro. Solo queda la familia y Anna, siempre Anna como una roca en medio de ella. Anna le espera en casa. Acelera el paso no sea que Anna se impaciente. Comienza a sudar. Afloja la marcha un poco mareado. Gotas frías invaden su frente. Un dolor como una losa le presiona el pecho. Las fuerzas le abandonan. Oye voces impacientes. Los ojos le lloran. Muchas manos se le echan encima. Intenta gritar que Anna le espera, que debe llegar pronto, que sino se preocupará, que no se puede entretener. Escucha una sirena. Está viendo el cielo, azul, con pequeñas nubes blancas corriendo presurosas arrastradas por el viento Sur y allí arriba ve a Anna. ¡No! ¡No puede ser! ¡Anna le espera en casa!

2 comentarios »

355

Comment by Claudia Susana Rodriguez

5 noviembre 2009 @ 1:05 am

El cuento está bien concebido y ciertamente respeta la “textura” del personaje.

La historia es simple, pero en esa simpleza hay belleza.

433

Comment by NADDIA

9 noviembre 2009 @ 11:30 pm

Opino igual que Claudia,los dos relatos parecen una continuación. Me ha gustado mucho. Un saludo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.