¡Calla, bataraza!

Filed under: Creatividad - Primer ejercicio — albino at 2:08 pm on Jueves, noviembre 5, 2009

Cuchilla en mano, entró cauteloso empujando la verja. El mango rebelde se resbalaba y lo presionaba de nuevo. Seguía transpirando.
La noche húmeda pesaba, el pastizal y los arbustos de los alrededores despedían su oxígeno denso y fantasmal.
Casi a ciegas dio algunos pasos en la tierra suelta hasta que palpó la pared del galpón, la sintió fría, áspera y la acompañó lento con su mano mirando hacia atrás, ocultando la faca y su cara.
Se arrimó hasta la entrada, se agachó y encendió la lámpara de queroseno con unos cerillos que llevaba en su bolsillo.
Las aves se inquietaron, apresurado, con signos de ira miró hasta dar con esa gallina, la preferida de su hermano; regordeta, de plumas grises y cresta reducida.
Experto y decidido la tomó del cogote y la degolló de sopetón. Se percató del olor a excremento que había allí dentro, en ese gallinero, y la sangre tibia corría por su muñeca.
Vacilando y torpe enfundó el cuchillo y caminó con cautela hasta llegar al jardín donde las luces del caserón iluminaban lo suficiente y necesario. El cuerpo iba colgando de su mano,? sujeto de las patas.
Acalorado caminó algunos pasos más y se detuvo debajo de un nogal dónde en una de las ramas mas gruesas colgaba un columpio, sobre el listón sentó a la gallina decapitada repleta de estelas rojas distribuidas por todo el plumaje cuidando que no se cayera.
Sólo restaba volver a la casa sin levantar sospecha y previo a eso lavó sus manos con asiduidad en una canaleta con agua que cruza todo el parque hasta el gallinero.
La suerte lo acompañó, la familia entera miraba embobada un programa de divertimentos y juegos donde el público hacía votaciones, muy en boga por esos días. Tenía que pasar por ese comedor sin que notaran las manchas en su camiseta, dudó en sacársela y aduciendo intensas ganas por ir al baño pasó como rayo y subió hasta su habitación.

? El amanecer caluroso fue despertando a todos. Manolo se rehusaba, no quiso desayunar y permanecía en su pieza hojeando un libro.
Afuera, en el fondo de aquel jardín, el viento raso mecía a la bataraza sin cuidado.
La abuela salió a regar sus flores como todas las mañanas de verano…? Desde? el caserón se escuchó su voz ? horrorizada:
«Atorrante, tiene el demonio…, sinvergüenza», sabía quién había sido.

? Dos días de encierro hasta que el padre enfurecido logró hacerlo hablar:
—Quería decirle a Daniel…, eso…,? que es una gallina, una mariquita —balbuceó Manolo.
—¡Te voy a dar la paliza de tu vida, mocoso! ¡¿No era más fácil escribir eso en una piedra o en una roca?!

7 comentarios »

371

Comment by Tamara

5 noviembre 2009 @ 4:08 pm

jajajajaja!!!!!!! me divierte!!!!
me gusta como describe la noche húmeda.
Que buena idea en general!

375

Comment by Indalo

5 noviembre 2009 @ 8:07 pm

Me ha gustado el ejercicio, y contigo no utilizo cumplidos; estos sólo sirven para animar a aquellos que no saben escribir. No es tu caso: tu sabes escribir. Está muy logrado, es intenso y atrapa. Lo haces muy bien, puedes sentirte orgulloso.
También le he encontrado algunos defectillos, pocos e insignificantes. Por ejemplo en la puntuación y en ciertas paráfrasis o circunloquios que podrían eliminarse, siempre considerandolo desde mi humilde punto de vista.
Si quieres profundizar en mi punto de vista, dímelo.
Saludos.

381

Comment by albino

6 noviembre 2009 @ 5:18 am

Hola Indalo, ¡por supuesto! Coméntame esos errores y lo que desees. Será un gusto. Gracias y saludos

403

Comment by Raul Hernandez

7 noviembre 2009 @ 10:45 am

Buen escrito. Solo en algunas lineas se ve forzado el comentario. Tal como: el público hacia votaciones, muy en boga por esos días. El agregar muy en boga parece sobrar y quitarle interés. Por lo demás se lee bien, si embargo para mi gusto la crueldad con los animales no va conmigo.

Saludos,

Raúl H

415

Comment by albino

8 noviembre 2009 @ 12:11 am

Hola Raul. Estoy de acuerdo contigo respecto a “votaciones”. Suena “forzado”.
Respecto a crueldad: En esto difiero y creo que al escribir uno debe poder representar distintas escenas, personificarse en diferentes seres, etc…
Odio la crueldad en todo sentido y hasta me definiría como ecologista.
Pero el ejercicio decía … Tomar un personaje que no sea el vuestro… y tomé a Manolo quién iba, a mi modo de ver, perfectamente con un relato de esta índole. Agradezco tus comentarios dado que nutren el taller. Gracias

424

Comment by Yyrkoon

9 noviembre 2009 @ 2:19 pm

Conseguido y creativo.

Me gusta.

447

Comment by Sofia Moreno

10 noviembre 2009 @ 10:05 pm

Has acertado con el personaje que creé. Lo que cuentas le va como un guante. Me alegra ver que supe expresar lo que quería de ese personaje. Enhorabuena por la riqueza de tu vocabulario. Hasta la próxima,
Sofía

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.