Su sonoro esqueleto

Filed under: -Creación de personajes — miguelpoi at 6:29 am on Viernes, noviembre 6, 2009

Quinientos años contados desde el fatídico (y no sé hasta qué punto accidental) día en que su mortecino cuerpo fuera lanzado hacia aquel horripilante foso, ni siquiera los restos del matarife iban a dar a ese lugar, depósito de sombras infernales, su voz que retumbaba como un eco entre los ancestrales arboles me llevó a su lecho y me contó su historia, fue la primera vez que mantuve conversaciones con un esqueleto, por telequinesis. El destino, o la mala suerte, había querido que su ruidoso cuerpo vague por las tierras de sus antepasados proclamando buenas nuevas, que buenas nunca fueron y talvez nunca lo serán, y nuevas tampoco, porque desde que el hombre ya no es mono se vienen cantando los mismos cuentos a desdicha de unos y otros, pero sobretodo de unos, como este esqueleto. Quinientos años escuchando el murmullo de las carnes habitar el mundo, mientras él acomodandose en su reducido espacio, produciendo igual o más ruido que los de arriba, sin que nadie lo notase, por considerarlo muerto, o inexistente que es peor. Al borde del foso hallé una gran cruz de madera, supuse que era la señal de que allí se encontraban los restos de alguien, mas nadie nunca llegaba a ese lugar, talvez fui yo el primero y el unico en asomarme y escuchar aquel esqueleto con la lanza que le partía las costillas.

4 comentarios »

398

Comment by Nora Noemí Zeliz Pirillo

6 noviembre 2009 @ 8:00 pm

Muy imaginativo, interesante aunque la madera se descompone después de quinientos años, salvo petrificada, pero es lo de menos, creo que es cómo quieres contarlo.
Suerte
Noe

401

Comment by miguelpoi

7 noviembre 2009 @ 2:03 am

no has escuchado de arboles (madera) que duran miles de años? no recuerdo ningun nombre especifico pero si existe madera que dure esa cantidad de tiempo jeje.. gracias por el comentario.

479

Comment by Nora Noemí Zeliz Pirillo

12 noviembre 2009 @ 6:02 pm

Te dejo algo que lo demuestra es en mi país ,en la patagonia Argentina.
Hace 150 millones de años, en el Período Jurásico Medio Superior, el área que ocupa este Monumento Natural presentaba un clima estable de gran humedad. Se desarrollaban en esta región densos bosques con árboles gigantescos, entre los que merecen destacarse antiguos parientes de los pehuenes o araucarias. Al inicio del Período Cretácico, erupciones volcánicas, que coincidieron con el inicio del levantamiento de la Cordillera, sepultaron vastas extensiones del territorio patagónico, con ceniza y lava. Parte de los bosques cubiertos por cenizas fueron sometidos a procesos de petrificación. El surgimiento de la Cordillera de los Andes produjo transformaciones drásticas en el ambiente, al cambiar el clima de toda la Patagonia. Desde entonces, la humedad transportada por los vientos del Pacífico se condensa al atravesar las alturas y origina lluvias que permiten el desarrollo de los bosques andino patagónicos actuales. Los fuertes vientos continúan su camino hacia el Este desecando aún más la estepa. Posteriormente, la erosión de un territorio que se fue haciendo cada vez más árido, la lluvia y el viento, dejaron al descubierto grandes sectores de estos bosques que se petrificaron con el transcurrir de millones de años, quedando inclusive algunos ejemplares en pie. Elevaciones de escasa altitud coronadas por lava, representan los vestigios de la actividad volcánica de aquel tiempo. Un buen ejemplo de ello es el Cerro Madre e Hija, un volcán extinto: figura destacada en el paisaje que se aprecia desde el yacimiento paleontológico.

480

Comment by miguelpoi

12 noviembre 2009 @ 6:44 pm

exacto, los arboles Secoya por ejemplo pueden durar miles de años vivos, no petrificados, aunque si es obvio que la madera de la cruz de mi cuento si no era tratada tenia que pudrirse a menos que se petrifique.. bueno, gracias por la info, saludos!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.