Como si fuera un secreto

Filed under: Creatividad - Primer ejercicio — SILVIA SOLIS CAMACHO at 2:04 am on Sábado, noviembre 7, 2009

Por supuesto que tuviste que encender la lámpara para espantar el incontrolable miedo que parece acompañarte a todas partes. Un miedo indescriptible que te hace temblar como una gallina en noche de lluvia.

El temor hizo graves estragos a tu infancia; por eso, el único refugio que encontrabas a tu alcance era mecerte en el columpio del patio de la casa de la abuela.? La única mujer inteligente de la familia.

Ella siempre te contaba la misma historia. Decía haber sido Soldadera de la Revolución Mexicana? y “la favorita” de los Generales más importantes de la época.? ? Haber participado en muchas batallas y? de poder disparar cualquier tipo de arma como todo ? un experto y hasta hubiera ganado la Presidencia, si la hubieran dejado participar en las votaciones.

Entonces te sentías intimidado por el valor de una mujer de esos tiempos, cuando las féminas no tenían siquiera Derecho a sufragar por sí mismas.

? Te preguntabas por qué no te parecías un poco a ella, por qué los Dioses no pusieron en tu pecho una dura roca en vez de esta esponja que retiene todo pero no suelta nada y hasta ha dejado el control de su vida a su madre? o al tío que hizo las veces de un padre ausente.

Pero tu inagotable pavor no parecía tener límites y permitiste que otros decidieran la carrera que debías ejercer mientras que tú mayor deseo, sólo era poder escribir un libro. Te? ha atormentado? pensar que todo en la vida pudiera ser? sólo cocer, cantar o escribir. Vuelves a sentir? un temor? paralizante.?

Resignado vuelves a la realidad y al ? terminar? un? día igual que otros muchos días, ? cuelgas el miedo? junto a la ropa, en la oscuridad del closet.

3 comentarios »

407

Comment by Indalo

7 noviembre 2009 @ 3:42 pm

Bueno, bueno, Silvia, muy bien, has acomodado brillantemente las palabras obligatorias. Se lee todo con armonía, y el mensaje está muy bien transmitido. Felicidades.

412

Comment by sblach

7 noviembre 2009 @ 7:40 pm

Hola Silvia, el personaje de la abuela tiene mucha fuerza y el parrafo final me ha encantado, colgar al final del día ese miedo que lleva por abrigo. Me ha gustado.

Saludos

Comment by adriana alcala

19 septiembre 2013 @ 12:21 am

cuantos no viven asi en un antagonismo eterno con su otro yo , y lo viven postergando hasta que no pueden mas , excelente

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.