Puntos de vista

Filed under: Creatividad - Segundo ejercicio — Alicia at 9:31 pm on Martes, noviembre 10, 2009

Puntos de vista

?

Nevó durante toda la tarde. Por fin paró un poco y salí a la calle. Pero no había forma de caminar sin dejar huellas. Me encontrarías. Entonces llegó ella, con su flamante coche rojo y oliendo a puta barata. Entró en tu casa por la puerta principal y yo aproveché las rodadas de su coche para alejarme. Puse cuidado en tapar la nariz con un pañuelo para que no cayeran las gotas de sangre sobre la nieve.

Tal vez me había sobrepasado; por eso el miedo y los deseos de no regresar.

Supe desde siempre que aquello tendría un final. Que el ocupar tu cama sin límites y sin horarios no iba a ser duradero. Y sin embargo me atreví.

Me atreví a cruzar tus vallas y a desafiarte luego, sabiendo que te rendirías a mi poder de seducción.

Me animé a dejar el calor de mi cuerpo entre tus sábanas aún después de una? noche de silencios.

Arriesgué en ocasiones hasta mi vida, tratando de cubrirte por tus bravuconadas.

Esa tarde trataba de huir de tus enojos; en la premura me lesioné y recurrí como pude al pañuelo que habías dejado sobre la silla, evitando dejar rastros. Observé desde las sombras tu noche compartida, no pudiendo impedir cierta congoja. Los días de la ausencia se me hicieron eternos y por eso celebro este reencuentro.

Y aquí estoy de nuevo. Entibiada por tu cobertor de pana, mirando a través de los cristales la nieve que no cesa de caer. El fuego del hogar crea en el cuarto un clima irrepetible y yo admiro tu sombra mientras te despojas de la ropa y te me acercas.

Me tomas del pelo y echas atrás mi cabeza en un movimiento que sabes me distiende. Tus manos me acarician y yo me entrego con la fantasía de quedarme para siempre.

Por eso volví. Porque a pesar del olor a puta barata y? de tus sábanas ajadas, algo me dice que he ganado tu confianza y que no has de suplantarme; que no tendré que huir como en la tarde aquella; que continúo siendo, a pesar de todo, tu mascota predilecta.

8 comentarios »

448

Comment by atman

10 noviembre 2009 @ 11:58 pm

Muy sensual y muy de mascoa, me encantó!

468

Comment by SKORPIONA

11 noviembre 2009 @ 8:39 am

Soy muy respetuosa del *adn literario* que cada autor tiene para escribir; no obstante, expreso mi absoluto desacuerdo con la «forma de pensar» del personaje femenino de tu imaginario relato: ¿cómo es eso de aceptar ser la mascota predilecta de un hombre?… no soy feminista por si acaso ;=)
Saludos
SKORPIONA

478

Comment by Alicia

12 noviembre 2009 @ 5:30 am

Para tu tranquilidad,Skorpiona, la protagonista del relato es justamente eso, una mascota. Saludos

485

Comment by SKORPIONA

12 noviembre 2009 @ 8:59 pm

Hola Alicia… mi comentario lo hice desde mi tribuna de lectora y quizás otras personas que lo lean podrían coincidir con mi apreciación.
Refieres que la protagonista de tu relato es una mascota; ahora bien, lo acabo de releer y considero que la confusión ocurre porque en el párrafo que nos entregan para que vuele nuestra imaginación, se lee muy claro: «Puse cuidado en tapar la nariz con un pañuelo para que no cayeran las gotas de sangre sobre la nieve.» y dudo que una mascota pueda taparse la nariz con un pañuelo… eso motivó que pensara que se trataba de una mujer.
Saludos
SKORPIONA

487

Comment by Alfonso

13 noviembre 2009 @ 7:07 pm

Yo entendí que era una mascota y lo entendí al final como debe ser de forma sorpresiva. Me gusto por eso. Por que parecia una mujer que no tenía claro su papel y finalmente lo comprendes todo, es una mascota.
Muy bien. Me gusta el juego al despiste. Muy bien llevado.

492

Comment by Alicia

13 noviembre 2009 @ 8:43 pm

Gracias Alfonso, me halaga tu comentario; has sabido interpretar mi intención al escribirlo. Me ha gustado también tu trabajo. Seguimos en contacto.

525

Comment by NADDIA

17 noviembre 2009 @ 8:24 pm

A mí lo de la mascota me gusta, me parece original. Es cierto que lo del pañuelo puede quedar raro, pero siempre se podía buscar alguna explicación. Además, los perros son muy listos y también se podría interpretar que la mascota se veía a sí misma como una persona.

528

Comment by Alicia

17 noviembre 2009 @ 10:15 pm

Gracias Naddia por contactarme, me agradan también tus trabajos. Saludos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.