La rebelión de las babas

Filed under: -Creación de personajes — Oz at 10:43 am on Viernes, octubre 30, 2009

Era un ser mongólico con aires de poeta. Su traza esperpéntica y su manera de hablar pendántica aburría hasta a las ranas tailandesas de madera. Tenía algo de Borbón, de bobalicón, mucha baba en las comisuras y miles de rimas baratas y sin valor. Este maldito póngido estaba convencido de que sus audaces heces literarias tenían un gran mérito. De ahí su egocentrismo desbocado. Apoyado además por su séquito. Yo hasta crepitaba. El tipo no valía para nada, así que lo mejor que se le ocurrió fue conectarse a Internet y creerse alguien martirizándonos a golpe de tecla y estulticia. Envolviéndonos en su diarrea lingüística de rima basura. Que no es más que comida basura, salida de su cerebro basura. Este ser antropomórfico y antropófago y antropoimbécil de disminuidas facultades era incapaz de atinar ni por casualidad. Elegía hablar cuando debía callar y quedarse cuando debía irse. En realidad siempre debía callarse o irse. Pero se creía Dios, nada más y nada menos. Así era él. Pudimos soportarlo: Pasábamos mil y ya está. El problema vino después, cuando empezó a multiplicarse, o más bien a extenderse como un virus. Como una nueva raza. De su séquito habitual surgieron innumerables descendientes de aspecto borbónico y retardado con la mirada perdida y con la baba generosamente dispuesta alrdedor de las comisuras. Y les dio por apoyar a su Adán, a su adalid,? y a lamerle el falo en forma de sofisticados comentarios elogiando sus heces en prosa y verso. Ostras, qué perverso. Este es el fantasma que está hoy recorriendo Europa. Se llama la rebelión de las babas. Normal que el tío se crea Príapo.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.